Todos conocemos personas dotadas naturalmente con la gracia de un metabolismo rápido, esas personas que parecen comer lo que quieren y nunca suben un gramo de peso. Otros, en cambio, realizan infinidad de dietas, comienzan rutinas de ejercicios, visitan nutricionistas y al menor descuido otra vez recuperan el peso que habían perdido. Hoy te contamos cómo acelerar el metabolismo para que reducir esas medidas sea algo mucho más fácil y placentero.

El metabolismo es un conjunto de procesos físicos y químicos que ocurren en las células, y que transforman a los nutrientes de los alimentos en la energía necesaria para que el cuerpo cumpla con todas sus funciones vitales, como respirar, hacer la digestión, hacer circular la sangre, mantener la temperatura corporal y eliminar los desechos. Un metabolismo lento es menos eficiente quemando calorías.

Aunque este es un problema muy común y parece difícil de resolver, hay muchas formas de ayudar a que tu cuerpo trabaje con más fuerza y queme más grasas. Lee los siguientes consejos para saber cómo activar el metabolismo y que tus esfuerzos para bajar de peso se vean recomenzados.

* Dormir bien: el cuerpo necesita descansar
Subestimar las horas que dormimos cada noche puede salirnos caro: el cuerpo no sólo usa energía para moverse y pensar, sino también cuando se encuentra en reposo. Además, descansar correctamente ayuda al cuerpo a tener un mejor funcionamiento, lo cual aumenta la actividad metabólica y eso ayuda a quemar calorías.

* Realizar actividad física
Los músculos son los mayores quemadores de calorías que tiene el cuerpo. Además, practicar deporte provoca variaciones en el metabolismo que favorecen al sistema cardiovascular y previenen de enfermedades como la diabetes. Desde el punto de vista químico, el ejercicio genera cambios en el organismo, como producir ciertas sustancias y motivar la activación de reguladores que colaboran a nuestra salud.

* Realizar de 5 a 6 comidas diarias
No saltarse comidas es un punto estratégico en la aceleración del metabolismo. Es importante comer cada 2 o 3 horas para mantener al metabolismo activo y al cuerpo con energías. Pensar que saltarse el desayuno ayuda a adelgazar es uno de los errores más comunes. Todo lo contrario, no solo aumentará el apetito y nos hará comer más en la siguiente comida, sino que también el cuerpo quemará calorías más despacio.

Un buen desayuno es la mejor manera de poner en marcha el cuerpo para encarar el día con energía.

* Hidratarse correctamente
Dentro de la nutrición y especialmente en lo vinculado al metabolismo hay que destacar el papel de la hidratación. Beber agua es uno de los pilares fundamentales para eliminar toxinas y conseguir una sensación de saciedad que disminuye la ansiedad. Además de saciar la sed, estar bien hidratado ayuda a regular el buen funcionamiento de las células, favorece el transporte de nutrientes.

¿Cuál es la cantidad de agua necesaria para considerarse bien hidratado? No hay recetas universales; cada individuo tiene necesidades específicas de hidratación en función de factores como la edad, el sexo, el funcionamiento de su metabolismo, el nivel de actividad física y las condiciones ambientales.

* Café y té verde, dos buenos aliados
La habilidad de la cafeína para agilizar al sistema nervioso central lo convierte en un poderoso acelerador del metabolismo. Se ha demostrado que el café mejora los niveles de energía durante el ejercicio, especialmente durante actividades de resistencia, ayudando a las personas a trabajar más intensamente por más tiempo, lo que los hace quemar más calorías.

Por otro lado, el té verde contiene gran cantidad de antioxidantes que ayudan a luchar contra las grasas acumuladas en el cuerpo.