La intersindical docente, integrada por los gremios de Ateca, Sidca y Sadop, presentó notas ante el Ministerio de Trabajo, el Ministerio de Educación y la Dirección de Inspección Laboral informando sobre medidas de acción directa que concretarán con un paro por 48 horas sin asistencia a los lugares de trabajo para los días 15 y 16 de febrero.

Cabe destacar que los gremios habían suspendido una medida fuerza programada para el 5 de febrero esperando tener desde el Gobierno una respuesta en cuanto al reclamo salarial.

Mediante la misiva presentada por la intersindical, señalan que “ante la falta de convocatoria por parte del Gobierno Provincial y al no tener una respuesta salarial al conflicto docente, retomamos las medidas de acción directa ante la alarmante situación socioeconómica sobre aumentos desmesurados en el precio del combustible, lo cual impacta directamente en nuestros recursos económicos, entendiendo que la falta de recursos necesarios para nuestros traslados se ha vuelto una realidad preocupante”.

“La alta inflación y los graves problemas que afectan al sector docente han generado dificultades en nuestra capacidad para movilizarnos y llegar a nuestros lugares de trabajo, por lo que anunciamos un paro sin asistencia a los lugares de trabajo por 48 horas los días jueves 15 y viernes 16 de febrero”, afirman.

Lo propio hizo el Frente de Gremios Docentes Catamarca, integrado por UDA y Suteca, que anunció que parará “ante la falta de resolución de convocatoria para cerrar la paritaria salarial 2023, iniciar el acuerdo de paritaria salarial 2024 y la indefinición de paritaria pedagógica, en la cual existen distintos puntos y solicitudes sin resolverse, siendo importantes para el inicio del ciclo lectivo 2024”.

Al respecto, el secretario general de Sdica, Sergio Guillamondegui, en diálogo con Radio El Esquiú, señaló: “Sabemos que hubo una suspensión de una medida de fuerza que se dio porque los docentes no tenían recursos. No hubo una propuesta salarial.

Entonces, entendíamos que si el Gobierno no tiene para realizar una oferta salarial, tampoco tiene el derecho a exigir que el docente gaste la mitad del sueldo para concurrir a sus lugares de trabajo.

”Entonces desde el Gobierno se corrió la agenda escolar que estaba prevista para el 5 de febrero hacia el 15, pero hasta el día de hoy no hemos tenido una convocatoria, que iba a ser entre 7 y 8, ya estamos a 9, así que hoy estamos informando que retomamos la medida de fuerza para jueves y viernes de la próxima semana”, afirmó.

En esa línea, agregó: “Por ende, no nos vamos a reintegrar a los lugares de trabajo porque no tenemos recursos, eso es lo que se notificó al Ministerio de Educación, al Ministerio de Trabajo y a la Dirección de Inspección Laboral. Entonces, desde la intersindical informamos sobre la medida de acción directa con un paro por 48 horas, sin asistencia a los lugares de trabajo.

”El inicio del ciclo lectivo va a depender del acuerdo salarial. Este paro por 48 horas es el inicio de un plan de lucha ante la falta de una propuesta salarial concreta del Gobierno, la responsabilidad de que inicien o no las clases es del mismo Gobernador. El Gobernador verá qué es prioridad y qué no, aparentemente la educación no es prioridad”, aseguró.

Además, Guillamondegui añadió que “aquí tenemos un combo de problemas: docentes mal pagados, escuelas que no están en condiciones, padres que están llevando a sus hijos a otras escuelas porque hay escuelas que no se arreglan hace un año, se están quedando sin matrícula porque los padres se cansaron”.

“Con este nuevo mecanismo que pusieron, hay dos paritarias: una se lleva adelante dentro de la mesa del Ministerio de Trabajo conducido por Verónica Soria y la parte pedagógica y técnica lo lleva adelante el ministro de Educación. Ahora veremos qué pasa, si volverán a correr la agenda, porque no tienen una propuesta, porque no tienen recursos; veremos cómo dan una solución al problema de salario docente”, apuntó.

Por último, Guillamondegui dijo: “Además, nadie se está dando cuenta de que el 27 quieren hacer volver a los chicos a las escuelas cuando la canasta básica escolar subió un 500%. Esta medida no es para perjudicar a nuestros alumnos, sino que haya muchos padres, mucha gente de la policía, de salud, la Administración Pública que tienen sueldos paupérrimos y acá no vemos ningún paliativo del Estado”.

Por su parte, el secretario general de Suteca, Juan Godoy, expresó que “quedó pendiente una revisión de la paritaria 2023, que no ocurrió en enero. Queremos una corrección que tenga que ver con la canasta familiar y un salario que tenga que ver con que podamos afrontar el costo de vida. Tener un salario que podamos resolver en un 70% toda la inflación que se absorbió en noviembre, diciembre, enero y febrero”.