El ATP 250 de Córdoba tendrá un finalista argentinoFederico Coria sorprendió a Tomás Etcheverry, tercer preclasificado, al vencerlo este viernes por 6-3 y 6-4 y chocará este sábado desde las 18:00 en semifinales contra otro rosarino como Facundo Bagnis, que dejó en el camino al español Jaume Munar por 7-5 y 6-4.

Sebastián Báez será el otro argentino protagonista de la jornada, porque este viernes derrotó con solvencia a Facundo Díaz Acosta para citarse con el nacido en Villa Gesell pero nacionalizado italiano Luciano Darderi. El bonaerense, que le dio el pase a las Finales de la Copa Davis a la Argentina el fin de semana pasado, es el defensor del título.

“Córdoba es mi lugar. Llego acá y me siento de buen humor. Me animo a competir contra cualquiera. No veo la chapa del ranking”, dijo Coria, 93° del mundo.

Sus antecedentes así lo demuestran.Jugará este sábado su quinta semifinal a nivel ATP y tres de ellas fueron en el torneo que se disputa en el Polo Deportivo Mario Alberto Kempes. ¿Cuándo fue la última vez que consiguió tres victorias en fila? Justamente en el ATP 250 de Córdoba del año pasado, cuando hilvanó cuatro triunfos antes de caer en la final con Báez.

La de este viernes fue de las mejores victorias de su carrera por la calidad de un Etcheverry que es una de las principales raquetas del tenis sudamericano, pero también por el nivel de juego que exhibió. Estuvo firme desde la línea de fondo y dominó la escena durante muchos momentos, pero también supo sufrir y resistió de muy buena manera la potencia de su rival. Así fue que se impuso en dos luchados sets, en una hora y 49 minutos de juego.

“Lo viví relajado. Uno cuando juega contra alguien de mejor ranking lo hace más relajado. Eso lo aproveché a mi favor. Llegué con ritmo y pude vencer a Tomy con muy pocos errores no forzados”, analizó tras su pase a semifinales.

Etcheverry se encuentra en un bache en su rendimiento. Tras su buena actuación en el Abierto de Australia, donde le ganó a Andy Murray y Gael Monfils antes de perder con Novak Djokovic en tercera ronda, su andar por Sudamérica está debajo de sus expectativas. Perdió en la Copa Davis ante Timofey Skatov (278°) y ahora se despidió de Córdoba.

En cambio, Bagnis está de parabienes. Al vencer a Munar con 33 años, 11 meses y 11 días, se convirtió en el tercer tenista argentino más longevo en llegar a una semifinal de un torneo ATP, después de Guillermo Vilas (34 años y 11 meses en Praga 1987) y de Carlos Berlocq (34 años y 10 días en Buenos Aires 2017). Es la tercera semifinal de su carrera, después de las de Córdoba y Viña del Mar en 2021

“No es fácil atravesar la qualy y ganar tres partidos a este nivel. No estoy acostumbrado a hacer semifinal en un ATP y hay que evitar que la cabeza se relaje”, explicó Bagnis. Y concluyó: “A veces los resultados no se dan y a esta edad uno se replantea cosas. Mis colegas se retiran todos y eso no ayuda, je. Trabajar por el resultado es el objetivo y cuando pasan estas cosas hay que disfrutarlo”.