El presidente Javier Milei dio un giro de 180 grados con respecto a su campaña, no sólo en materia económica sino también ideológica.

El libertario que prometía castigar a la casta y luego se rodeó de la casta, también olvidó las propuestas de romper relaciones con El Vaticano, lanzadas cuando consideraba al Papa Francisco un “imbécil”, representante del “maligno” en la Tierra.

Ayer Milei calificó a Francisco como “el argentino más importante de la historia” y anticipó que mañana tendrá con el pontífice “un diálogo muy fructífero” durante la audiencia privada que mantendrán.

“Vamos a tener un diálogo muy fructífero, igual que cuando hablamos por teléfono apenas asumí. Y ojalá que tengamos la posibilidad de que la salud del Papa esté en condiciones como para que venga a visitar a los argentinos”, dijo Milei desde Roma.

El mandatario destacó que Jorge Bergoglio “es el argentino más importante de la historia” y añadió: “es un Papa, no podemos perder esa perspectiva y no puede quedar atrapado en rencillas ideológicas, sobre todo siendo un líder espiritual”.

“Es una figura muy importante, el sostén moral en especial en un país con tanto arraigo en el catolicismo, es el jefe espiritual de los católicos y no es una cuestión menor”, concluyó.

Mama Antula
El mandatario participará hoy desde las 9.30 de Roma (5.30 de Argentina) de la canonización de la laica consagrada María Antonia de San José Paz y Figueroa que se convertirá en la primera santa del país.